viernes, 9 de enero de 2009

La gran muralla de China

Si Huang Di, rey de Qin, fue el unificador de la China y el creador de la gran muralla. El emperador envió a su general Meng Tien a la frontera septentrional del imperio con 300.000 trabajadores y prisioneros políticos para construir la fortificación. Los estados independientes ya habían construido partes de esta y la misión de los operarios era de fortalecer o reconstruir las estructuras existentes y crear 800 kilómetros nuevos para unir el conjunto.

Los campesinos fueron los que pagaron el mayor precio. Por lo menos dos miembros de cada familia de cinco eran enviados a la construcción de la muralla o de cualquier obra del emperador, esto frenaba el trabajo de los campesinos en sus tierras. Los convictos condenados a trabajar en la muralla, caminaban cientos de kilómetros encadenados y con collares de hierro, pero muchos de ellos fallecían antes de llegar. Los que sobrevivían vivían en campamentos inadecuados y trabajaban bajo el sol abrumador, lluvias, granizo y temperaturas que podían variar de 35° C en verano a -20° C en invierno.

Los que fallecían de cansancio o malnutrición eran arrojados a las zanjas de los cimientos o eran enterrados en la misma muralla para que actuaran como espíritus guardianes contra los demonios del norte que estaban enfurecidos por la construcción de la muralla.