miércoles, 16 de julio de 2008

Privados de nuestros sentidos empezamos a perder el juicio



No se sabe con certeza por qué el ser humano reacciona con angustia ante la privación sensorial. Quizás el cerebro percibe que el cuerpo esta dormido y entonces genera sueños que viven como alucinaciones, porque el individuo en realidad esta despierto.

Aunque a veces anhele paz y tranquilidad, el hombre es un animal social que solo funciona bien en un ambiente estimulante. La carencia total de sensaciones hace que el cuerdo crea enloquecer.