domingo, 13 de julio de 2008

Ver la vida en un instante



La creencia antigua de que en el momento de ahogarse una persona ve toda su vida pasar como un destello, es cierta. A esta conclusión llego el neurocirujano canadiense Wilder Penfield, que fue el primero en estudiar este fenómeno en la década de 1950. Parece ser que también ocurre cuando la muerte parece inminente, según lo indican personas salvadas en el último momento.

Una de las características de esta experiencia es que en esos momentos finales la vida se repite al revés. Personas, lugares e incidentes olvidados se agolpan en la mente con claridad absoluta.

Según Pengield esto se debe a que el cerebro almacena normalmente todos los recuerdos, pero solo un factor desencadenante especial puede hacerlos volver: por ejemplo, la muerte o la creencia de que ésta es inminente.

Conforme a otra teoría, el lóbulo temporal, donde se almacenan los recuerdos, es muy vulnerable a interrupciones en el aporte de oxigeno, que a su vez hacen estragos en el sistema de transmisión de impulsos eléctricos del cerebro. En el caso de las personas que se asfixian, ahogan o son ahorcados están conscientes durante tiempo suficiente para sentir el extraño efecto de la falta de oxigeno, de modo que la retrospectiva de todos sus recuerdos pasa a la conciencia.